20.6 C
La Plata
domingo, diciembre 4, 2022
HomeEspectaculoEl venezolano Gustavo Dudamel, director de orquesta superestrella, dirigirá la Ópera de...

El venezolano Gustavo Dudamel, director de orquesta superestrella, dirigirá la Ópera de París

La venerable compañía contrató como director musical al artista clásico que es una celebridad.

Cuando Alexander Neef fue nombrado director de la poderosa Ópera de París en 2019, no tenía en mente un candidato concreto para suceder al director musical de la compañía, que se marchaba tras una década.

“Sentí que debía consultar con los músicos”, dijo Neef por teléfono recientemente, “y ver quién, qué y cómo se veía para ellos el futuro”.

Un nombre sorprendente seguía apareciendo en esas conversaciones: el director de orquesta superestrella Gustavo Dudamel, líder musical de la Filarmónica de Los Ángeles desde 2009 y el raro artista clásico que ha cruzado a la celebridad de la cultura pop.

Gustavo Dudamel posa en una sesión de fotos frente a la Ópera de París el 15 de abril. Foto: Stephane de Sakutin / AFP.

Gustavo Dudamel posa en una sesión de fotos frente a la Ópera de París el 15 de abril. Foto: Stephane de Sakutin / AFP.

Había debutado en París en 2017, con “La Bohème”, y congenió. “Sentí esta conexión con la casa, los músicos, el coro, con todo el equipo”, recordó Dudamel en una entrevista el jueves en el ornamentado teatro Palais Garnier de la compañía. “Estuve aquí un mes y medio y me sentía como en casa”.

Sin embargo, seguía pareciendo un matrimonio improbable, dada la apretada agenda de Dudamel y el hecho de que, aunque esa “Bohème” fuera un éxito, seguía siendo su único compromiso con la compañía.

De hecho, aunque ha hecho sus pinitos en el repertorio operístico en Los Ángeles, en la Metropolitan Opera de Nueva York y en otros lugares, ha sido conocido principalmente como director sinfónico.

“Pero pensé ¿por qué no preguntar?”, recuerda Neef. Esa pregunta acabó siendo un golpe de efecto para la compañía, que anunció el viernes por la mañana que Dudamel sería su próximo director musical.

A partir de agosto y por un periodo inicial de seis años, Dudamel asumirá el cargo, que se solapará durante gran parte de ese periodo con el cargo de Los Ángeles, donde su actual contrato se extiende hasta la temporada 2025-26.

El nombramiento marca un punto de inflexión en la vertiginosa carrera de un artista que se dio a conocer como niño prodigio en orquestas de América del Norte y del Sur y que ahora, a los 40 años, toma las riendas de una de las compañías de ópera más venerables de Europa, fundada en 1669 como la Académie d’Opéra por Luis XIV.

Dudamel dijo que no había necesitado muchos argumentos cuando Neef le ofreció el puesto permanente. “Es una gran y hermosa responsabilidad”, dijo.

Dudamel -que nació en Venezuela en 1981 y se formó allí en El Sistema, el programa gratuito subvencionado por el gobierno que enseña música a los niños, incluidos algunos de sus zonas más pobres- ocupa una posición única en la música.

Es buscado por las principales orquestas, como la Filarmónica de Berlín y la de Viena. Pero también apareció en un espectáculo de medio tiempo de la Super Bowl; fue el icono clásico Trollzart en la película de animación “Trolls World Tour” y es director de la partitura de la próxima versión cinematográfica de Steven Spielberg de “West Side Story”.

Gustavo Dudamel el año pasado, en la presentación de su proyecto "Sinfonía: Un viaje al corazón de la música", en Barcelona. Foto: AFP.

Gustavo Dudamel el año pasado, en la presentación de su proyecto “Sinfonía: Un viaje al corazón de la música”, en Barcelona. Foto: AFP.

También inspiró un personaje principal de pelo desordenado en la serie de Amazon “Mozart in the Jungle” y en 2019 recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Su renombre será sin duda una inyección de ánimo para la Ópera de París, que al igual que otras organizaciones artísticas observa con cautela la necesidad de reintroducirse en su público principal tras los largos cierres de la pandemia, al mismo tiempo que pretende captar nuevos operistas.

La compañía, generosamente subvencionada por el gobierno francés, ha ampliado su audiencia en los últimos años, pero aún se enfrenta a la presión de los debates sobre la representación racial y la relevancia de las formas artísticas clásicas, que son caras de producir.

“Nuestro futuro no está validado por nuestra historia”, dijo Neef. “Esta crisis del COVID nos ha puesto en una olla a presión y ha reforzado y amplificado la necesidad de dar a la gente verdaderas razones artísticas de por qué tenemos que existir, de por qué esto tiene valor”.

Añadió que Dudamel “ya era un embajador muy creíble para eso. Lo que ha hecho con éxito es romper las barreras”.

Trayectoria

Ya no es la norma -especialmente fuera de los países de habla alemana- que los directores musicales de ópera empiecen como pianistas y entrenadores de cantantes y vayan ascendiendo en el escalafón, como hizo Philippe Jordan, de 46 años, predecesor de Dudamel en París.

Aunque Dudamel carece de esa educación en los matices y complejidades logísticas del arte, y sus apariciones operísticas han sido esporádicas, no es desconocido en los grandes teatros.

Debutó en el Teatro alla Scala en 2006, cuando tenía veintitantos años, y al año siguiente hizo su primera aparición en la Ópera Estatal de Berlín.

Dirigió por primera vez en la Ópera Estatal de Viena en 2016, y en el Met en 2018, con “Otello” de Verdi; el miércoles finalizó una temporada de “Otello” en Barcelona, España.

“He estado desarrollando mi carrera operística de la manera que quería hacerlo, y me siento muy bien por ello”, dijo. “Me he tomado mi tiempo”.

Neef señaló que Yannick Nézet-Séguin, de 46 años, director musical del Met desde 2018, tampoco empezó allí con un enorme repertorio.

“La cuestión no es la cantidad”, dijo Neef. “Y estas cosas son un poco engañosas: Cuando miras la lista de óperas que ha dirigido Gustavo, es desde Mozart hasta John Adams. Lleva dirigiendo ópera tanto tiempo como música sinfónica“.

Consultado por las obras que más le gusta abordar, Dudamel respondió: “Todo”. Este otoño tiene previsto dirigir en París “Turandot” de Puccini y “Le Nozze di Figaro” de Mozart.

Además del repertorio convencional, dijo que esperaba trabajar con compositores vivos de Europa, así como de América del Norte y del Sur, como Adams, Thomas Adès y Gabriela Ortiz.

Añadió que le gustaría dirigir el Ballet de la Ópera de París, la compañía de danza de la compañía. Dudamel dijo que su mentor, José Antonio Abreu, fundador de El Sistema, le llevaba a menudo al ballet para que aprendiera a dirigir.

“Fue parte de mi educación”, dijo. “Incluso para mi forma de ver la música”.

Su nombramiento implicará importantes viajes entre París y Los Ángeles, pero su compromiso con la Filarmónica es uno que Dudamel dijo que no tiene intención de reducir.

“Compartiré mi tiempo entre las dos familias”, dijo. Lo que sí reducirá es la dirección de orquesta como invitado, un proceso que, según dijo, inició hace unos años para centrarse en proyectos a más largo plazo.

Su nombramiento se produce dos meses después de la publicación de un informe sobre la discriminación y la diversidad en la Ópera de París. El informe se centraba en los cambios en el repertorio, el proceso de admisión a las escuelas y la composición racial y étnica de la compañía de ballet.

Al mismo tiempo, se ha pedido a las compañías de ópera de todo el mundo que hagan más representativas sus plantillas, artistas y producciones.

Dudamel dijo en la entrevista que presionaría para que esa conversación continuara en la Ópera de París a largo plazo. “A veces pretendemos hacer cambios”, dijo, chasqueando los dedos para indicar decisiones demasiado rápidas. “Así no se puede desarrollar algo que sea fuerte para el futuro”.

Neef dijo que, junto con Ching-Lien Wu, la recientemente nombrada (y primera mujer) maestra de coro de la compañía, la contratación de Dudamel formaba parte de un esfuerzo por cambiar la cara de las filas ejecutivas de la compañía y la forma de pensar sobre la diversidad y la equidad.

Noticias Relacionadas

Más Leídas